Tarta de queso sin gluten

New York Cheesecake (la tarta de queso sin gluten más cremosa del mundo)

Existen millones de recetas de tarta de queso, pero sólo una es la más cremosa, y esa es la auténtica New York Cheesecake. Esta es su versión sin gluten, con harinas de yuca y almendra, y no tiene nada que envidiar a la original.

Si eres tan fan de la serie Friends como yo, quizás recuerdes aquel episodio en el que Chandler y Rachel discutían sobre una tarta de queso que aunque no era suya, no podían parar de comer. Aquí tienes una pequeña parte del capítulo, que quizás te haga recordar:

Ahora dime, después de ver la serie, ¿no te apetece probar esa maravillosa tarta? Pues estás de suerte, porque además tengo la receta de esta tarta de queso sin gluten y no tiene nada que envidiar a la New York Cheesecake original.

De todas las recetas que he probado, me encantó la publicada en el blog directoalpaladar, que he adaptado utilizando harinas de yuca y almendra hasta conseguir la mejor tarta de queso sin gluten que he probado nunca.

Tarta de queso sin gluten

Lo que más me gusta de esta tarta es su cremosidad, que sólo conseguirás si utilizas ingredientes 100% enteros. Este no es momento de dietas: no utilices quesos light o sustituyas la nata por leche u otros líquidos. Cómete un trozo pequeñito (si es que puedes…) y disfruta del momento. Sino, prepara otra tarta más ligera.

Quizás el acompañamiento perfecto de esta tarta son unas buenas fresas, pero no te engañes: está deliciosa en sí misma. No necesita nada más.

La tarta de queso sin gluten más cremosa

New York Cheesecake (tarta de queso sin gluten)
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Entre cientos de tartas de queso, sólo una es la más cremosa, y esa es la auténtica New York Cheesecake. Esta es su versión sin gluten, con harinas de yuca y almendra.
Autor:
Tipo de receta: Postre
Cocina: Estados Unidos
Ingredientes
  • Para la masa:
  • 125 gr de harina de yuca o mandioca
  • 30 gr de almendras molidas (puedes utilizar otro fruto seco si lo prefieres)
  • 30 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 30 gr de mantequilla
  • 1 cucharadita de piel de limón rallada
  • Para el relleno:
  • 750 gr de queso crema tipo Philadelphia
  • 170 ml de nata para montar
  • 230 gr de azúcar
  • 60 gr de harina de yuca o mandioca
  • 2 cucharaditas de piel de limón rallada
  • 2 cucharaditas de piel de naranja rallada
  • 4 huevos
Preparación
  1. Prepara en primer lugar la masa. Para ello, pon a precalentar el horno a 190ºC.
  2. Mezcla todos los ingredientes para la masa (harina de yuca, almendras molidas, azúcar, huevo, mantequilla y piel de limón) hasta formar una bola homogénea. Si la masa está demasiado blanda para manejarla, métela 20-30 minutos en el frigorífico hasta que endurezca.
  3. Extiende la masa al tamaño del molde que vas a utilizar. Hazlo con la ayuda de un rodillo, poniendo la masa sobre una hoja de papel vegetal o film transparente (la cantidad indicada en esta receta es adecuada para un molde de 25 cm). Coloca otra hoja de papel entre el rodillo y la masa si esta se pega demasiado al rodillo para que te ayude a extenderla.
  4. Cubre con la masa el fondo del molde y los laterales. Hornea durante 10-15 minutos a 190ºC y deja enfriar antes de añadir el relleno. Baja la temperatura del horno a 150ºC mientras preparas el relleno.
  5. Mezcla de forma suave la crema de queso, el azúcar, la harina, la nata y las ralladuras de limón y naranja. Añade los huevos uno a uno sin batir, mezclando suavemente con el resto de ingredientes. Es muy importante que al mezclar los ingredientes no se incorpore aire dentro de la mezcla, ya que esto haría que se agriete la tarta. ¡No batas la mezcla como si fuera una tortilla!
  6. Vierte el relleno sobre el molde ya forrado con la masa, y hornea a 150º durante 1 hora y 30 minutos.
  7. Deja enfriar la tarta dentro del horno durante un par de horas. Puedes entreabrir la puerta del horno sujetándola con una cuchara de palo para que se reduzca la temperatura lentamente. Esto evitará que la tarta se agriete.
  8. Guarda la tarta en el frigorífico hasta el momento de consumirla. Tómala sola o acompañada de fruta fresca o mermelada.
 

Friends tarta de queso

 Cuando la pruebes entenderás por qué Rachel y Chandler
se vuelven locos con esta tarta, ¡riquísima!